¿Qué tienen en común el descubridor de la margarina y los famosos juegos Olimpicos de Atlanta del 96?

Esta pregunta tiene una historia común. No me gusta mirar adelante sin mirar primero atrás. La creatina es uno de los suplementos deportivos más usados y populares, pero ¿de dónde viene?
Michele Eugène Chevreul (imagen tomada desde aquí)
Los inicios de esta molécula se encuentran a principios del siglo XIX por científico francés Michele Eugène Chevreul con la extracción de un constituyente orgánico de la carne, de ahí el nombre de creatina (en griego kreas = carne). Como curiosidad, este científico fue el mismo que hizo nacer  la margarina y . Eugène publicó un artículo en 1832 titulado “Sur une nouvelle substancie contente fans la chair de bouef”  – una nueva sustancia presente en la carne bovina.  No se si tendría la culpa la química o no pero, Eugene fue uno de los científicos más longevos de la época, muriendo a las 102 años de edad. 
 
Años más tarde de suplicación, en 1847 el científico alemán Justus von Liebig identificó químicamente la creatina como el acido metilguanidoacético.  Este científico alemán hizo el primer intento de suplementación con creatina  lo que le llevó a comercializar el famoso extracto de carne de Liebig con aproximadamente un 8% de creatina. El extracto parece surgió de las necesidad de financiar sus investigaciones y el impacto  que le causo el ver a una mujer allegada a su familia que sufría de anemia y que requería de un alimento fácil de tomar y con un alto poder nutritivo. Creo así este concentrado de carne que tenía un gran problema, se necesitaban más de 30 Kg de carne para obtener  1 Kg de extracto.  La aparición en la vida de Liebig de un ingeniero, Georg Christian Gibert, dio lugar a la creación de una fábrica de carne en Sudamérica, alcanzando el extracto de carne todo el mundo y generando otros productos  populares en la época  como carne de ternera enlatada. 
 
Extracto de carne de Liebig.
Imagen tomada de https://en.wiktionary.org/wiki/%E2%B2%81%CF%A5
 
 
El primer estudio de administración de creatina en seres humanos quizás se hizo en 1926 por Chanutin, quien indicó que la creatina se absorbía en el intestino y que por tanto, podía absorberse de forma cuantitativa desde fuentes como la carne o el pescado. Casi un siglo después, se descubre la fosfocreatina.
 

Los culturistas y levantadores de pesas siempre han hecho cosas singulares para conseguir aumentar su masa muscular. En la historia de la creatina, también están presentes.  Comenzaron a usar lo que se llamó como “carne de res sudada”  un método utilizado para extraer la creatina mediante vapor caliente, dando lugar a un “jugo de carne”* enriquecido en creatina y que muchos comenzaron a utilizar con el intento de que su músculo creciera y mejorara su rendimiento.  

Pero la investigación en creatina, tiene un gran referente contemporáneo, el Prof. británico Roger Harris, quien a principios de los 90 publicó un articulo que demostró como el contenido de creatina y fosfocreatina aumentaba en el músculo tras su suplementación (Harris et al., 1992). De este estudio ya se podía extraer cosas bastante interesante 1.  que la ingesta de creatina varias veces al día y durante varios días aumentaba el contenido de Cr muscular 2. Aquellos con niveles previos más bajos aumentaban más su Cr tras la suplementación. 3. El ejercicio aumentaba la captación de Cr cuando era combinado con su ingesta. Roger Harris publicó su estudio el mismo año que Linfor Christie (100 m) y Sally Gunnel (400 m obstáculos) celebraron sus victorias olímpicas en Barcelona, reconociendo posteriormente ambos uso. Fue aquí, en los Juegos Olimpicos de Barcelona 92 donde se inicia la popularidad de esta sustancia en el deporte. Los siguientes JJOO, celebrados en Atlanta en 1996, se estima que el 80% de los atletas usaron creatina, así fueron llamados a estos juegos como “creatine games”. Quizás en los 70 u 80 ya algunos deportista la usaran, lo que muestra cómo en ocasiones los deportista van un paso por delante que la evidencia, con las ventajas y desventajas que esto puede traer. 

En 1993, otro estudió mostró la influencia de la suplementación con creatina sobre la fuerza muscular durante series de ejercicio intenso. 
 
 
Hasta aquí, esta pequeña gran historia de esta polifacética molécula. 
Un saludo 
 
 
*Puede asistir a una conferencia del Prof. Roger Harris la que disertarba sobre la creatina y la historia del jugo de creatina.  Cuenta como este jugo se preparab en un recipiente cerrado y con agua se sumergía una botella conectada a una especie de embudo donde se echaba la carne. Una especie de “baño maria” donde recolectar el liquido que “la carne sudaba” obteniéndose 7 g de creatina por litro de liquido recogido. El sabor, según cuentan, era terrible.